jueves, 6 de septiembre de 2012

Terremotos y dinosaurios

(I) Selección natural
Sabía que correr no servía para nada, pero su instinto de supervivencia era más fuerte. Un segundo antes de caer rendido, pensó que era el fin. Entonces, la tierra tembló bajo sus pies. Cuando despertó, el dinosaurio ya no estaba allí.

(II) Terremoto
Cuando despertó, el dinosaurio ya no estaba allí


 



16 comentarios:

  1. Eso, a ver si por fin acabamos con el dichoso dinosaurio.

    ResponderEliminar
  2. Mira, mira, al dinosaurio se le deja en paz, sobre todo si es de la ilustración, al cual le tengo enchufe.
    Cuidadito con acabar con alguien extinguido, cuidadido, que voy para alla a ejecutar la venganza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luisa, lo he tratado con cariño, que conste :-)

      Eliminar
  3. Puck, dos microrrelatos que homenajean a la hipermencionada creación de Monterroso. De los dos, me quedo con el primero, es más elaborado.

    En espacios cortos te desenvuelves con soltura, a seguir así.

    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nicolás, confieso, creo que ya lo sabías, que estos dos micros son un "descarte" del terremoto de las microjustas

      Eliminar
  4. Me gusta el partido que le sacas al dinosaurio, Puck, y -al contrario que Nicolás- me gusta el segundo en la medida que se completa con el título.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pedro, yo también me quedo con el segundo, aunque no deja de parecerme solo un juego de palabras a lo Monterroso. Creo que todos tenemos un dinosaurio en el armario

      Eliminar
  5. Ese dinosaurio se empeña en estar siempre con nosotros. Y mira que ese microrrelato Monterrosiano me parece, bueno, digamos que...flojo, pero contra un mito poco se puede hacer. Bueno, poco o algo: un terremoto como el tuyo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. CDG, las cosas parecen sencillas cuando ya han conseguido éxito pero a alguien tiene que ocurrírselo

      Eliminar
  6. Gracias a Monterroso sabemos por qué se extinguieron los dinosaurios: ¡por pesados!

    Besotes de pleistoceno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Manuel, jajajaja brindemos por Monterroso

      Eliminar
  7. Aaaaaaaaarg!!!
    Socorrooooo!!!
    Dinosauriooooooooooooooooos!!

    :-D
    Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Torcuato, jajaja, me alegra verte por los jardines. bss

      Eliminar
  8. Cuando se atacan sus casas no se pueden esconder por lo grande que eran, por algo las cucarachas fueron y serán la comunidad más fuerte de la selección natural

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jessica, bienvenida a los jardines. Buena reflexión.

      Eliminar