martes, 3 de julio de 2012

Margaritas

Me quiere. No me quiere. Me quiere. No me quiere... podía pasarme horas así. Me encantaba pasear por el bosque, recoger un buen ramillete de margaritas y sentarme a la sombra del gran árbol a soñar con el amor. El primero  fue Daniel, el niño pecoso de tercero y Sofía, mi compañera de pupitre, quien me enseñó a deshojar margaritas. Me quiere. No me quiere. Me quiere. No me quiere... Después llegaron otros. Jaime, con su chaqueta de cuero y su vespa; aquel profesor de biología; Thomas, el chico de intercambio... Me quiere. No me quiere. Me quiere. No me quiere... Suspiré por cada uno, les pregunté a las margaritas y fui pasando páginas. Pero aquel mayo no hubo flores. Te llevé bajo el gran árbol y te pregunté mirándote a los ojos: ¿me quieres?


24 comentarios:

  1. Terminó con todas las margaritas y no le quedó otra que preguntar directamente que es la mejor manera de saber.
    Besos desde el aire ranita :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rosa, ya sabes, deformación profesional, si no pregunto reviento jajaja

      Eliminar
  2. Queremos este micro, no lo queremos...
    buena aportación a ese concurso...
    lo queremos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. CDG, sigo intentándolo con ese concurso :-)

      Eliminar
  3. La vida real es siempre mejor. Con sus síes, con sus noes, con sus me cago en dios y sus no doy crédito.

    Lo demás, (la roja" incluida) son ficciones, velos,... gaitas.

    Digo yo.

    Besos payasos, ranita. Long time no see you.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Kum, toda la razón del mundo. Incluso a ese long time... ainsssss... bss todavía morenos por el sol palmero (no es por dar envidia jeje)

      Eliminar
  4. Me alegra que hayas vuelto de vacaciones.
    Me gustó ese interrogatorio a las margaritas, ¿quien no lo ha hecho?
    Aunque ciertamente mucho más apropiado preguntárselo al susodicho mirándole a los ojos.
    La respuesta será certera en cualquier caso, y no una cuestión de probabilidades en función de los pétalos que la linda margarita quisiera tener...
    Aquí las posibilidades se reducen al 50%, que es mucha reducción.

    Besitos mediterráneos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gala, gracias. Confieso que las margaritas y los tréboles siempre me han maravillado por la de historias que encierran, o no, o sí... jajaja

      Eliminar
  5. La frescura de tu relato es como la tersura de esas margaritas de la foto, me encanta el ritmo y lo que en él se dice...
    ¿Quién no ha deshojado alguna vez una margarita?
    Yo,sí

    Besicos, encantada de concerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno,ya te conocía y me asomo por aquí alguna vez, unas hablo y otras lo hago en silencio...

      Desde mi ventana que casi siempre mira al mar,más besicos

      Eliminar
    2. Cabopá, me encanta que pasees por los jardines en silencio o charlando, como quieras, como te sientas a gusto. Bss

      Eliminar
  6. Dudas que conducen una vida, a golpe de pétalo. Me gustó Mar.

    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paloma, gracias, dudas a golpe de pétalo, me gusta como título para algo.. jeje

      Eliminar
  7. Qué buen regreso!!! Y sí, las margaritas son bellas y nos acompañan durante la edad de la inocencia... Luego, crecemos (eso espero) y ya no andamos con tantos rodeos, no?
    Muy bueno, Puck!!!
    Saludos porteños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bee, gracias!!! no sé si crecemos mucho o cuanto más crecemos más deshojamos margaritas sin lanzarnos a preguntar ainssss jaja. bss

      Eliminar
  8. Eso es echarle valor.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Javier, sí, a veces es la única manera de saber las respuestas

      Eliminar
  9. Me suena, no me suena...
    Buena participación en Entc

    Un saludo indio
    Mitakuye oyasin

    ResponderEliminar
  10. Tarde o temprano hay que hacer frente a nuestros miedos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cybr, o nos quedaríamos en la inopia :-)

      Eliminar
  11. Puck, excelente relato donde has conseguido unir las margaritas a lo largo de toda una historia sentimental con mucho encanto y ternura. ¿Quién alguna vez no ha deshojado una margarita?

    La idea me ha parecido muy original.

    Feliz regreso de vacaciones.

    Un abrazo.

    PD: Te deseo una gran andadura en las Justas. Suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nicolás, gracias por el comentario y los buenos deseos. Supongo que también estás por allí... ainsss... no conozco a nadie tras las máscaras... suerte también.
      bss

      Eliminar
  12. Lo que es crecer y necesitar una respuesta

    ResponderEliminar