jueves, 26 de julio de 2012

El camino

El punto de partida, un pueblo. El de llegada, una casa en el bosque. Entre un lugar y otro, un camino serpenteante entre enormes árboles, pequeñas flores multicolores y el sonido de los animales. La niña canta. La niña salta. La niña juega y se entretiene. Habla con las ardillas, recoge margaritas y las deshoja. Me quiere. No me quiere. Me quiere. No me quiere... La niña ríe. La niña sueña. Trepa a la rama más alta para ver mejor las nubes. Dibuja castillos en el aire y persigue a un sapo junto a la charca. Lo besa. Se escabulle. No hay príncipe, pero no importa. La niña corre. La niña tropieza y se levanta. Lleva una cesta llena de cosas ricas para su abuelita. La niña se llama Caperucita y dice el cuento que por el camino le adelantó el lobo. Pero esa es otra historia.

Imagen de Bazinga

18 comentarios:

  1. Me encantan todas las versiones de los cuentos clásicos; de modo que... lo tenías fácil. Y está muy bien ésta en que curiosamente prescindes del lobo (un de los protas si no recuerdo mal)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luisa, ya sabes que me encanta jugar con los clásicos

      Eliminar
  2. Puck, precioso cuento el tuyo, repleto de imágenes frescas como ese camino de bosque que se dibuja.

    Te salió redonda esta precuela del cuento de Caperucita.

    A seguir así.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nicolás, es que los cuentos cuentan más historias de las que parece

      Eliminar
  3. Es el segundo microcuento deformado que leo hoy, me gusta, me gusta esa vitalidad.

    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juanlu, creo que los clásicos son clásicos porque hacen volar la imaginación

      Eliminar
  4. Es muy hermoso, pareciera que a unos pasos de las fotos te ibas a encontrar con algunas hadas y seres mágicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marian, bienvenida. Seguro que todos esos personajes están por ahí

      Eliminar
  5. Creo que no es la primera vez que das la vuelta a una historia, de ficción o no. Creo que no es la primera vez que lo aplaudo.
    No será la última: plas, plas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. CDG, yo también creo que no será la única. Me parece un "juego" divertido

      Eliminar
  6. Una precuela del cuento, muy original y fresca.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elysa, jeje, me alegro de que te guste

      Eliminar
  7. Jejeje me gusta que Caperucita bese sapos que no son príncipes y que el lobo no aparezca en esta historia. Dejemos a Caperucita corretear feliz...

    Besos desde el aire

    PD. me gustan tus jardineros invitados y que en Burgos solo haya dos estaciones...;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rosa, me encanta que hayas visto a la rana jeje, algún día el camino acabará en la charca :-)

      Eliminar
  8. Mar, yo no lo veo como una precuela, es más la focalización del viaje de Caperucita antes de "entrar en faena". Probablemente, el lobo, obsesionado con lo que haría en la casa del bosque, no ha disfrutado ni un poco de lo que le ofrece el paisaje de su atajo y eso, como a tantas personas, le convierte en uno más del hatajo de necios.

    Buena fragmentación, Mar

    Besotes de presentación, nudo y...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Manuel, gracias. La verdad es que yo no pensé en el lobo. Sólo pensé en todo lo que Caperucita podía disfrutar en el bosque

      Eliminar
  9. La niña, como todas las niñas no lleva bien ajustarse a las normas y mezcló cuentos. El final es el mismo que el de Conan :-).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cybr, ese final me encanta. Si por mi fuera lo pondría en millones de micros

      Eliminar