martes, 24 de julio de 2012

El santo

Siempre fue el mejor y aspiraba a alcanzar la perfección en todo lo que emprendía. Quiso exprimir la vida al máximo. Ordenado y concienzudo, comenzó los pecados capitales por la pereza. Hasta el día de su muerte, no cometió ningún otro.


VI Microjustas - R2. Pecados capitales: PEREZA

14 comentarios:

  1. Muy consecuente. Elijió la pereza y no hizo nada.
    Ahora... no sé si muy santo; no sé.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luisa, la verdad es que dicho así... no se trata solo de no pecar no? jeje

      Eliminar
  2. ¡Y muy astuto! ¡Quien solo comete un pecado en su vida, de seguro es un santo! Saludos, Puck.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claudia, me alegro de verte por los jardines. Total, un pecadillo de nada...

      Eliminar
  3. Jajaja, buenísimo.
    La verdad es que de todos los pecados eligió el más cómodo. No me extraña que no tuviera tiempo para más.

    Besitos mediterráneos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gala, gracias, perezoso, vago.... es algo que cuesta jeje

      Eliminar
  4. Puck, un microrrelato muy ingenioso y original, el mejor de la ronda, sin duda. ¿Enhorabuena!

    Ahora a batirse en duelo y a seguir en pie, que lo estás haciendo muy bien.

    Suerte.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nicolás, gracias por tus ánimos. Ya caí, pero creo que con honor

      Eliminar
  5. Un pecador concienzudo, Puck. No es de extrañar que lo santificaran.

    Suerte en las justas.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pedro, de hacerlo, hacerlo bien jeje

      Eliminar
  6. Enhorabuena por este micro que te permite batirte en duelo.
    La pereza es un mal de nuestro siglo. Yo creo que en los anteriores siglos había menos. no sé es una opinión.

    Mucha suerte para tu siguiente combate de palabras. ;)
    Un beso desde mis palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Laura, creo que todos tenemos algún momento perezosillo :-)

      Eliminar
  7. Y es que la Pereza anula el deseo de cometer otros pecados... En realidad, de hacer cualquier otra cosa.
    estas justas me encantan.
    Un beso.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Humberto, exacto jeje. A mí también me encantan las justas

      Eliminar