jueves, 19 de abril de 2012

Un día menos

Está tan cansada que cerrar los párpados es un esfuerzo sobrehumano. Con los ojos abiertos como platos,  el techo de la habitación se convierte en un gigantesco folio en blanco sobre el que repasa la agenda de mañana. Cuando suena el despertador no recuerda haber dormido y menos haber soñado. Lo apaga, se levanta y, mientras se mete en la ducha, piensa que ya falta un día menos... aunque ya no recuerda para qué.

34 comentarios:

  1. Desolador cuando la rutina es pasado, presente y futuro. Y sólo existe el tiempo.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agus, me alegra verte por estos lares. Menos mal que el tiempo es siempre relativo y cuando cambia nuestro ánimo también lo hace él :-)

      Eliminar
  2. Estar tan cansado que no recuerdes ni haber soñado...

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rosa, eso es cansancio y lo demás tonterías eh?

      Eliminar
  3. Soledad y vacío, como ese folio blanco que es el techo, el día que pasa.

    Me quedo triste, desolado.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Xesc, el próximo será más alegre, no quiero dejarte triste :-)

      Eliminar
  4. Que angustia, no?

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Su, sí, (jeje, como queda esta respuesta)
      Abrazotes para ti también

      Eliminar
  5. Triste. Y si lo que espera es la llegada de la muerte, dramática vida la suya.

    Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MJ, quién sabe lo que espera...bsts

      Eliminar
  6. Qué triteza desperdiciar la vida así... Desolador.
    Saludos, Puck.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bee, supongo que la idea es que no siga desperdiciándola sino que busque una salida no?

      Eliminar
  7. Puck, lo peor de caer en la rutina es no darse cuenta que estás dentro de ella y que todos los días sean iguales. Por suerte siempre hay escapatorias.

    Muy bien reflejado ese día menos.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nicolás, me gusta que siempre veas una ventana abierta, saludillos

      Eliminar
  8. ¡que duro! pero que real y qué triste. Muy bien reflejada esa rutina que nos acerca cada día a no sabemos donde y nos aleja de no sabemos qué.

    Abrazos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperanza, la rutina es muy poderosa a veces...bss

      Eliminar
  9. Es un micro excepcional. Muchas veces me he sentido así. Exquisitamente expresado. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mar, gracias. Creo que a todos se nos ha caído en ocasiones el techo encima por el peso de la rutina

      Eliminar
  10. Es desolador sentirse así, pero creo que ocurre más de lo que me gustaría.
    Muy bien escrito.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elysa, como le decía a Mar, en algún momento a todos nos puede la rutina, pero no hay que dejarle ganar :-)

      Eliminar
  11. Respuestas
    1. Reina, evitable... siempre... :-)

      Eliminar
  12. Muy triste, pero a la vez genial
    un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. marialuisa, gracias por tus palabras

      Eliminar
  13. Buenísimo, ranita. De lo mejor que te he leido en los últimos 10 años. ¿No andará usted mirando al techo?

    "piensa que ya falta un día menos... aunque ya no recuerda para qué.

    Un final digno de Anita.

    El comentario de Agus lo dice todo.

    Besos payasos... y quiero verla sonreír, que no me entere yo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Kum, qué te voy a decir que tú no sepas :-). Gracias por tus palabras (y el sombrero?dónde está? jeje), ya me gustaría a mí tener esos finales cañón de Anita (la estoy esperando en Cienmanos...) Bsts sonrientes y croados

      Eliminar
  14. Es duro no poder dormir, y no recordar si se ha dormido o no. Es un relato totalmente abierto que para mi representa un estado de estrés, de preocupación, de asunto grave pendiente. Puede que sea también la pérdida de memoria. En fin, hace pensar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ximens, me alegra que te quedes pensando por los jardines. Saludillos

      Eliminar
  15. Mar, terrible reflexión. Siempre queda un día menos para todo, para hacer realidad esos sueños aletargados, para dar ese beso que nunca dimos, para empezar de nuevo, siempre queda un día menos para todo. El tiempo, ese que pasa inexorable, nos domina y nos araña. Todos, alguna vez nos levantamos así, y ese folio en blanco es terrible, lo peor: que la vida lo sigue escribiendo, queramos o no queramos.
    Besos de Circo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Xavier, gracias por esa reflexión. "Ya queda menos" es siempre mi eslogan en los días grises.
      saludillos

      Eliminar
  16. Genial. Qué prisas tenemos por llegar siempre, y realmente lo que nos espera no se va a ir nunca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miguelángel, y entre unas cosas y otras nos olvidamos de disfrutar del camino, eh?

      Eliminar
  17. La Rutina que nos mata poco a poco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cybr, rutina asesina, jeje...podría ser un buen título

      Eliminar