martes, 3 de abril de 2012

Herencia

Erase una vez un niño que plantó un árbol chiquitito en su jardín. Cada día lo regaba, lo rodeaba, saltaba a su alrededor y cada semana medía su crecimiento. Al principio, el niño creció más que el árbol pero, con el tiempo, no pudo abarcarlo con su abrazo. El niño fue padre, abuelo... y sus hijos, sus nietos... siguieron la tradición y cada uno de ellos plantó un árbol junto al suyo. Así de generación en generación. Hoy nos toca a nosotros.


Participación en el Concurso Esta noche te cuento

21 comentarios:

  1. Nos toca, y no podemos, no debemos y no queremos olvidarnos.

    Un abrazo

    Octavius Bot

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Octavius, eso, sobre todo no queremos

      Eliminar
  2. Puck, que verdad tan aplastante que logra hilar todo un micro de conciencia. Todos deberíamos plantar un árbol alguna vez, mejor nos iría a todos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nicolás, plantar un árbol, escribir un libro...

      Eliminar
  3. Muy buen micro, Puck!
    Ojalá recuperemos el sentido de comunidad, de solidaridad y dejemos de lado el autismo en el que estamos sumidos.
    Así nos va...
    Bravo, mi amiga!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bee, la herencia es la herencia y la Tierra es nuestra herencia, de todos

      Eliminar
  4. Muy holístico, Puck. Este lo veo en el Fanzine Ruido de La Palma.
    Abrazos y besos,
    P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pablo, no lo había pensado. Se lo enviaré a Ana
      saludillos

      Eliminar
  5. ¿Puedo imaginar que entre todos, uniendo las manos, consiguieron abrazar el árbol?
    Eso no quita que plantemos en nuestro.
    Un beso.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Humberto, me gusta esa imagen imaginada :-)

      Eliminar
  6. Sería una idea maravillosa que cada niño fuera dueño y jardinero de su árbol. Una buena manera de invertir en el respeto a la naturaleza.
    Besos para una rana pascuera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana, me gusta lo de dueño y jardinero

      Eliminar
  7. Como dice Ana, sería una maravillosa idea. Y como en tu micro se transmitiera a las siguientes generaciones.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elysa, por los siglos de los siglos jeje

      Eliminar
  8. Una lanza por la conservación de la naturaleza. Muy bonito.

    Abrazos variados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lola, me alegro de que te guste

      Eliminar
  9. Soy de plantar árboles también.
    El primero que planté fue en México, al lado del de Santa María del Tule, por la región de Oaxaca.
    Cuando nació mi hijo planté un pino en el Mediterráneo, esperando que un día volviese a sus raíces.
    Siempre les di una colleja a aquellos enamorados que hacen sangrar su savia con iniciales grotescas.
    Quedan pocos... salvémoslos.

    Besos, Puck.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Zarzamora, me encanta esa historia de árboles y familia

      Eliminar
  10. Una herencia que abarca no sólo a la propia familia, sino mucho más allá.
    Un gesto cargado de vida, pero sobre todo que enseña que hay cosas tan importantes como nececarias.

    Besitos mediterráneos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gala, la herencia no es solo para nuestros hijos sino para todos los que nos rodean

      Eliminar
  11. Bello cuento. A ver si te hacemos caso.

    ResponderEliminar