jueves, 12 de abril de 2012

Las palabras justas

Te quiero. 2 palabras. Te necesito. Otras 2 y ya son 4. No puedo vivir sin ti.  5. No te vayas nunca mi amor. 6 palabras. Justas. Medidas. Las repito mentalmente mientras me anudo la corbata frente al espejo en el que se refleja, al fondo, tu imagen. Me giro y sigues en la cama. Te miro. Te giras y entreabres los ojos.
- Me voy. Llegaré tarde. No me esperes para cenar. Recuerda recoger los trajes del tinte.

 

27 comentarios:

  1. Te quiero, te quiero...Hay que decirlo y mucho, el otro no es adivino y necesita saberlo..
    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rosa, eso, eso, hay que decirlo y gritarlo al aire si hace falta. bss

      Eliminar
  2. Me ha dado pena tu microrrelato. Cuando las palabras se cuentan como si no sobraran, malo...
    Muy bueno.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. CDG, esa era la idea de contarlas...

      Eliminar
  3. Quince palabras de amor transformadas en quince palabras cotidianas y vacías. Qué pena que no haya una justa medida entre el pensamiento y palabra.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana, pocas veces decimos exactamente lo que pensamos

      Eliminar
  4. Puck, que romántico relato sino fuera porque no es capaz de repetir verbalmente lo que se dice mentalmente. Es tan fácil demostrar el amor cuando se siente que no hacerlo es de idiotas. Aunque ahora que lo pienso, al que se lo dice es a él mismo. ¡Qué egolatra!

    Abrazos.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mi, las palabras son un campo de minas, un terreno hostil en el que no consigo dar dos pasos sin continuamente pensar que no es el lugar donde debo estar. En parte comprendo a tu protagonista, porque como sabes, había palabras pero no servían de mucho.

      Un saludo, buen micro.

      Eliminar
    2. Nicolás, jajaja no lo había pensado, sí, sí se lo dice a él mismo jajaja

      Citizen, me gusta eso de que las palabras son un campo de minas. Mucho. Peligroso.

      Eliminar
  5. Uff, pasa de un extremo a otro. El extremo pensante no creas que me chirría un poco. Quizás le sería más fácil decir "Te quiero, puedo hacer mi vida sin tí, pero estoy encantado compartiéndola contigo".

    Abrazos sentidos libremente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Su, sería genial decir/escuchar esas palabras

      Eliminar
  6. Qué buen micro. Cuánto se le teme a las palabras. Y sin embargo, muchas veces los cotidianos silencios no hacen más que plantear suposiciones erróneas que pueden acarrear consecuencias inesperadas...
    Saludos orilleros, Puck!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bee, me alegro de que te guste. La interpretación de los silencios es todavía más complejo

      Eliminar
  7. Tal vez está ensayando mentalmente las palabras que le dirá a su amante con la que cenará por la noche.
    Eso es lo que me ha sugerido tu micro, Puck.

    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MJ, jaja es interpretación no se me había ocurrido

      Eliminar
  8. Cuando el sentimiento no se complementa con la palabra, malo, malo.

    Buen relato,

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperanza, gracias. Toda la razón del mundo

      Eliminar
  9. Es que con pensar no es suficiente, se necesita ese poquito más.

    Muy bueno Puck.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paloma, exacto, pensar no es suficiente

      Eliminar
  10. Es así muchas veces, se piensa pero no se dice, ¡una pena! Son palabras que necesitan ser dichas y escuchadas.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elysa, las palabras se las lleva el viento, pero solo aquellas que se dicen no? jeje. Estoy contigo. Pensar, decir y escuchar

      Eliminar
  11. QUue pena que no las dice.... nos dicen brujas pero en realidad no somos adivinas.... :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Reina, eso, brujas pero no adivinas, jeje me gustó

      Eliminar
  12. el otro día escuché en tu querida radio que Pessoa dijo que hay dos vidas, la real, la que soñamos de niños, y la que se impone, la vida práctica, que no es la real. Creo que esta frase ilustra perfectamente al personaje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cybr, vivimos a caballo entre nuestros pensamientos y nuestros actos

      Eliminar
  13. "Te quiero mucho", hay que decirlo más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bettie, bienvenida a los jardines. Espero que encuentras cosas que te gusten.
      saludillos

      Eliminar