miércoles, 3 de julio de 2013

Vivir sola


Aquella buhardilla era perfecta. Pequeña pero muy barata. Yo no necesitaba muchos lujos. El espejo ya estaba allí. Frente a él me sentía como la madrasta de Blancanieves. Confieso que, imitándola de forma grandilocuente, le pregunté varias veces. Nunca pensé que, a la tercera, me contestara.

14 comentarios:

  1. Jajajaj ¿y te dijo que eras la más hermosa?...

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  2. Puck, una participación un poco accidentada la tuya en estas Microjustas, lástima pues aún podrías seguir en pie, pero eso no ha evitado que te lucieras con micros como este. Es inquietante ese final que lo redondea.

    A seguir escribiendo.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nicolás, más que accidentada. Creo que me van a declarar rana non grata. Pero bueno, confieso que este micro es de los que más me han gustado en mucho tiempo así que, sólo por eso, ya ha estado bien pasar por allí.

      Eliminar
  3. Nos dejas en ascuas ¿Qué te dijo?

    Estupendo micro Puck. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yashira, jeje ... se admiten sugerencias :-)

      Eliminar
  4. Esa duda final redondea el relato...
    Un abrazo, Puck.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carlos, muchas gracias por tu comentario

      Eliminar
  5. Eso te pasa por preguntar, la curiosidad resulta mala consejera.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperanza, no lo puedo evitar... será deformación profesional jeje

      Eliminar
  6. ¿Y no nos vas a decir qué te dijo? Yo imagino algo así: "búscate un príncipe, ranita; él te librará del encantamiento" Pero la ranita no le hizo caso... Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puri, me encanta tu sugerencia sobre todo por eso de no hacer caso jajaja

      Eliminar
  7. En tres lineas nos dejasen ascuas. Me gustó mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miguelángel, me alegro :-)Gracias

      Eliminar