miércoles, 20 de marzo de 2013

Táctica errónea

 Guardaba en su armario una colección de zapatos desparejados. 
Ningún príncipe fue a buscarla tras las fiestas 




11 comentarios:

  1. Y es que los príncipes, hoy en día, están a otras cosas. Eso sí, siempre podrá contentarse con la siguiente reflexión: Si en el país de los ciegos el tuerto es el rey, en el país de los amputados la coja será reina, ¿no?

    Besotes, Mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Manuel, mira, es otra forma de verlo jeje

      Eliminar
  2. Es que el que tenía que tener diversos zapatos era el principe, un error de cálculo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cybr, un error en todo caso. Habrá que intentarlo de otro modo

      Eliminar
  3. Un gasto inútil, qué pena de zapatos!!!

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado la ironía que se filtra entre título y texto, Puck.

    Le está bien, a la protagonista su suerte. No me gusta esta actitud tan "corinácea". Luego acabará hablando de amistades entrañables. :)))

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pedro, jaja, seguro. Se empieza por dejar un zapato y luego... :-)

      Eliminar
  5. Puck, ¡ Cuánta inocencia o picardía, según se mire!

    Buena revisión del clásico que llega y logra extraerte una sonrisa.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nicolás, picardía, apuesto por la picardía :-)

      Eliminar
  6. La soledad del número impar podíamos decir. Conocemos el defecto físico de la protagonista pero vete a saber que tipo de príncipes había por esos lares. Saludos!

    ResponderEliminar