jueves, 21 de marzo de 2013

Ajuste de cuentos


Primero se comieron a todos los cerditos y el lobo tuvo que ir a por Caperucita. Con un ERE en el bosque, despidieron a los siete enanitos y la bella se durmió tiritando por falta de leña. Cuando se acabaron las subvenciones para cultura, el flautista dejó de tocar y la sirenita enmudeció.
A pesar de los recortes, papá rescata cada noche personajes de cuento para dormir a los más pequeños. Ellos sueñan con quedar encerrados en una casa de chocolate pero yo, a estas alturas, me conformaría con comer perdices y ser felices.



32 comentarios:

  1. Y hasta las miguitas que se tiran en el bosque para no perder el camino de vuelta, hasta se comían de buen agrado algunos, pobres.

    Qué de mentira parece todo, y qué de verdad es.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luisa, sí, las miguitas encajan perfectamente

      Eliminar
  2. El tono de tus palabras escritas, deja un ápice de esperanza. Nos debemos indignar siempre y salir a la calle, contar cuentos y no perder la alegría. No podrán con nosotros,no.

    Besicos desde mi alambrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cabopá, me quedo con esa esperanza que siempre deben tener los cuentos

      Eliminar
  3. Quizá el futuro se encuentre en las historias para niños o al menos nos permitan seguir soñando.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. José Manuel, nunca hay que dejar de soñar

      Eliminar
  4. Genial, Mar, qué bien traídos los personajes al tema. Y claro, qué menos que comer siquiera perdices, que es lo mínimo a lo que se aspira en un cuento.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miguelángel, que conste que a las perdices ya las dejé ganar en el cuento para el final del mundo jeje

      Eliminar
  5. Que esos personajes de cuentos no se rindan nunca, tiene que llegar al final del cuento para comer perdices y ser felices.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puri, ahí estamos, dándoles vida con palabras

      Eliminar
  6. Muy bueno, Mar. El final es de cuento. Comer perdices, sobre todo comer y luego ya seremos felices.

    Besos desde la alambrada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elena, gracias, menos las perdices todos estamos de acuerdo jeje

      Eliminar
  7. Hasta los cuentos sufren. Hasta en ellos hay esperanza.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. CDG, nos quedamos con la esperanza eh?

      Eliminar
  8. Puck, no me imagino una forma más tierna para meter el dedo en la yaga con esta situación en la que vivimos. Se agradece que lo hayas elegido.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nicolás, ya sabes que los cuentos sirven para todo :-)

      Eliminar
  9. Qué penita tanto cuento recortado...Genial ranita, me ha encantado.

    Besos indignados desde el aire

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rosa, nada de penas, esperanza

      Eliminar
  10. Un micro de cuentos y con final de cuento, comer perdices, así es lo primero comer, si no hay fuerzas, no hay lucha.
    Muy original tu propuesta.


    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elysa, lo primero es comer, después contar cuentos y soñar

      Eliminar
  11. Ay, qué chulo y qué triste... las perdices se consolarían con... colorín colorado ;)
    Abrazos de cuento

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana, jeje mis perdices se consolaron en el cuento para el final del mundo

      Eliminar
  12. Me ha gustado mucho, esa superposición del cuento con la realidad, dulcifica la tristeza que emana. Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maite, gracias, pero más que tristeza esperanza eh?

      Eliminar
  13. Qué bien. Lástima que existan los motivos para la inspiración. Has llevado el impacto del desastre a los cuentos de fantasía. Cierre clásico, en desuso, por desgracia.
    No obstante has tenido el acierto de no afectar a las ranas (jeje), te diría, pero el asunto no está para bromas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ximens, no me atreví a meterme con ellas, tengo tantas que si se levantan todas contra mí...

      Eliminar
  14. ¡Cuánto me gusta, Puck! ¡Qué bueno!

    Me ha gustado este ajuste intertextual a la situación.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pedro, gracias. Ya sabes que me encantan los personajes de cuento

      Eliminar
  15. Que estupendo final de cuento. Acercar la actualidad mediante imágenes infantiles, clásicas, es como recordarnos lo que éramos o lo felices que fuimos, para que resulte aún más penoso el desastre actual. Ojalá se cumpla ese final (aunque por el camino que llevamos...)
    Muy buena forma de hacernos llegar el mensaje.

    Un abrazo.
    Amparo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Petra, que siempre se cumpla el final, que todos comamos y soñemos
      saludillos

      Eliminar
  16. ¡Que no dejemos de soñar nunca!... pero, efectivamente, ¿se puede seguir soñando con la tripa vacía? muy bueno. Dominique

    ResponderEliminar
  17. Muy curioso, sacando personajes de cuento del baúl de los recuerdos. ¿Ansías la niñez?
    Besos!

    ResponderEliminar