domingo, 13 de febrero de 2011

Dobles parejas

Yo no soy él y tú no eres ella, pero a veces se nos olvida. 

Mario no le quita ojo desde el otro lado de la sala. Se lo ha dicho la Antonia, que parece que no se entera pero no se le pasa nada por alto. Angelines le devuelve la mirada y siente mariposas en el estómago. Las tardes de domingo los dos esperan impacientes que llegue la orquesta y suenen pasodobles. Bailan juntos. En silencio. Él mira al infinito y piensa en su Engracia, que en paz descanse. Ella sonríe mientras recuerda a su Blas y cómo le agarraba por la cintura. Siguen bailando y se cruzan las miradas. Él esboza algo parecido a una sonrisa que a ella le sonroja. Es un segundo. Después los cuatro siguen bailando.

27 comentarios:

  1. Puck, me has pillado por completo. Primero pensé que estaban enfermos y luego viudos. Muy buen micro. El giro final, todavía acentua más ese amor imposible y ese amor decrépito. Enhorabuena.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Coincido (cómo no) con Agus, aunque a mi lo que más me gusta es la ambientación, el espíritu del micro.

    ResponderEliminar
  3. Manejas deliciosamente esos ambientes, Puck. Cualquiera diría...

    En fin, delicioso.

    Besos con pasodoble.

    ResponderEliminar
  4. Fenomenal, Puck, esas dobles parejas que desdoblan todo, valga la redundancia, el pasado y el presente, los amores perdidos y los hallados... Muy bien llevado, tienes al lector desorientado, pero sin que pierda la atención hasta el final, donde comprende título y contenido. Abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Vaya, todo un culebrón con mucho estilo.

    Está genial.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  6. Dulce y tierno, una delica de micro Puck
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Agus, me alegro de haberte sorprendido un poquito

    Depropio, creo que esos bailes de la tercera edad encierran miles de historias

    Kum, lo dices por la edad? jaja creo que a ciertas edades se vuelve a ser como niños o adolescentes y yo... igual no he pasado de ahí jaja

    Maite, gracias quería recoger diversas posibilidades del amor intentando demostrar que no tiene edad

    Artistalight, gracias

    Su, que conste que yo solo les he hecho bailar, el resto lo habéis pensado vosotros jaja

    Enmalestado, Patricia, gracias

    Saludillos a ritmo de pasodoble

    ResponderEliminar
  8. ¡¡¡Que boniiiiitooooo!!!

    Me ha encantado Puck. Qué ternura despiertan estos dos abuelitos, que se quieren queriendo a sus parejas.

    Aplausos sinceros.

    ResponderEliminar
  9. A mí, más que un giro, me parece una reafirmación de lo que ya estaba dicho, pero que nos has ido haciendo olvidar a lo largo del micro. Son cuatro, y punto, y que no se te olvide.
    Muy bueno.
    Saludos

    ResponderEliminar
  10. para que luego digan que tres son multitud. muy bonito. felicidades.

    ResponderEliminar
  11. Genial Puck, y la frase final perfecta y redonda, bailando los cuatro juntos...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Precioso, el disfrutar del presente no tiene porqué acabar con los sentimientos de amor de un pasado. Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Me gusta ese toque de amores imposibles más allá del tiempo: unos amantes condenados a no encontrarse. Muy buen juego con el lector.

    ResponderEliminar
  14. Muy bueno, es lo que tiene la edad, que se pueden recordar muchas cosas y no por eso dejar de vivir el hoy.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  15. No todos los fantasmas se quedan solos, en algunos caso comparten espacios aunque sea fugazmente.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Sara, me alegro de esta interpretación que fue el origen del micro, se puede querer habiendo querido y aunque se siga queriendo, no sé si me explico :-)

    Propílogo, no se trata de olvidar sino verlos desde distintos puntos. Es como verles girar mientras bailan el pasodoble.

    hilia, bienvenida a los jardines

    Puri, gracias

    su, completamente de acuerdo

    Caboclo, bienvenido a estos lares, me alegro de que te guste este baile

    Anita, ahí le has dado. La historia no está reñida con el presente

    Bicefalepena, por supuesto, y creo que la música les facilita pasearse y bailar entre nosotros

    Saludillos dobles

    ResponderEliminar
  17. Me encantó el título y el microrrelato. Muy bueno. Sigue así.

    Un saludo indio

    ResponderEliminar
  18. Genial de principio a fin, Puck, es una maravilla.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. No comment, gracias por los ánimos

    Belén, me alegro de que te guste

    Saludillos bailando

    ResponderEliminar
  20. En la primera lectura me ha encantado. En la segunda he captado una profundidad que se me había escapado en la primera. Muy bello.
    Besos, Puck

    ResponderEliminar
  21. Torcuato, gracias por la visita y por la relectura.
    Saludillos

    ResponderEliminar
  22. Muy bueno, Puck. Por no repetir comentarios, te digo que estoy de acuerdo con Gabriel.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  23. Davíd, gracias, me alegro de que te guste.
    Saludillos

    ResponderEliminar
  24. Muy bueno. Doloroso dejar atrás el pasado cuando ha sido hermoso. Me gusta mucho este cuento.

    ResponderEliminar
  25. Manuel, gracias por ver lo hermoso de los recuerdos
    Saludillos

    ResponderEliminar