miércoles, 22 de mayo de 2013

Leyendas



Descalza, la princesa se sienta en la orilla y chapotea con los pies en el agua. Tiene que encontrar una rana.  Y no una cualquiera. Una perfecta. Ha desechado a todos los príncipes del reino y solo le queda confiar en las leyendas. No entiende dónde se esconden. Estira el cuello. Mira hacia un lado. Hacia otro. Afina el oído, pero no escucha nada.
Mientras tanto, ocultas entre los juncos, las ranas esperan calladas a que la princesa se marche. En la charca también se cuentan historias. Hubo algunos batracios que se dejaron seducir por bellas damas y, tras un beso envenenado, desaparecieron para siempre convertidos en altivos caballeros que ya nunca volvieron a croar.



20 comentarios:

  1. Pues me gusta mucho, aunque me entristece algo que hayamos escogido girar el punto de vista las dos de manera muy similar, mira el 13.
    Snif...
    Me quedo en tu blog, escribes muy bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alba, bienvenida a los jardines, espero que te sientas a gusto. Voy a buscar tu micro. Además te invito a visitar mi otro espacio, www.charcaderanas.blogspot.com, donde las ranas campan a sus anchas
      saludillos

      Eliminar
  2. ¡Malditos anfibios! ¡Cómo aprenden! Así que el todo por un beso no iba a ser jamás...

    Pues yo sí te lo doy, ranita mía.

    Besotes encharcadísimos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Manuel, besotes de vuelta. Fue genial compartir mesa y mantel tan cerquita :-)
      Un abrazo!!!

      Eliminar
  3. Cada punto de vista es una historia. Cada sujeto o especie aprende de sus antepasados, de experiencias. ¿Quién dijo que la rana quería ser príncipe???
    El cuento desde la otra mirada.

    Un besooo de piedra sonriente.
    Me gustan tus batracios orgullosos de croar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Petra, ahí estamos! Yo siempre seré rana. jeje. ¿Sabes que ahora le pongo risas a tus comentarios? No puedo evitarlo. Gracias por esa alegría contagiosa
      saludillos

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Y de allí me traigo la música sugerida. Gracias!!!!

      Eliminar
  5. Pober princesa, me parece que es demasiado exigente. Pero sobre todo, pobres ranas, espero que no pille a ninguna. Con lo bien que se está en la charca!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puri, tranqui, que están todas bien escondidas jeje
      croak, croak

      Eliminar
  6. Un cuento que sólo podías escribir tú.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luisa, no, no, que hay mucho batracio por ahí. Pásate por www.charcaderanas.blogspot.com y verás
      saludillos

      Eliminar
  7. Pues eso, leyendas...nada menos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Tú no te muevas de esta charca, ranita :-)

    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MJ, no, no, aquí me quedo jeje

      Eliminar
  9. Qué buena esa visión inversa de la historia.
    Este mes el tema te ha venido como anillo al dedo, jeje.

    Buen micro, lo veo en el podio.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yolanda, este mes lo he disfrutado, y pensando pensando todavía me quedan un par de ranas por ahí que saltarán a la charca
      saludillos

      Eliminar
  10. Y donde esté una rana, que se quite un príncipe. Buena vuelta de tuerca, ranita.

    Abrazos de batracia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lola, ahí estamos, en la charca, tan a gustito.
      saludillos

      Eliminar