miércoles, 8 de mayo de 2013

Destino

Érase una vez dos niños que se conocieron en el cruce de tres calles. A ella le llamaban "cuatro ojos" y él era el pequeño de cinco hermanos. Se miraron durante seis segundos y bastaron para que, desde entonces, quedaran siete días a la semana. Jugaron, rieron, cumplieron juntos ocho, nueve, diez años. A los once dejaron de contar y pasaron doce primaveras antes de volver a encontrarse. Fue un viernes y 13. Estuvieron tonteando catorce meses antes de jurarse amor eterno que les duró quince años.  Ella no cree en casualidades. Él está dispuesto a esperar.


17 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gabriel, gracias por compartir

      Eliminar
  2. esperará dieciseis horas, días, años???
    esperará???

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luisa, jeje, cada uno que piense lo que quiera...

      Eliminar
  3. Serendipity.
    Que la espera no se canse de esperar en el juego del tiempo y el amor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Dieciseis minutos después llegó la reconciliación.

    Saludos Puck

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaal, quizás. Bienvenido a los jardines!!

      Eliminar
  5. ¿Dónde está la tecla de los aplausos? ¡Qué bien contado para ser de letras!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cybr, gracias. Sabina da mucha inspiración :-)

      Eliminar
  6. Buena inspiración del Maestro. Dentro de diez días te daré un beso y volveremos a iniciar la cuenta.

    ResponderEliminar
  7. Puck, me encantan estos micros repletos de referencias a Sabina y a sus letras, y que juegan a contarnos una historia con la cancioncilla en la cabeza.

    Como siempre, recibe un torrente de aplausos.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nicolás, me encanta ese juego sabinero :-)

      Eliminar
  8. ¡Chapeau, Puck!

    Como Sabinero declarado, me descubro. Es un micro soberbio.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. A él lo compadezco. A ella me la imagino ya en otros brazos.

    Besos.

    ResponderEliminar