jueves, 3 de mayo de 2012

Evolución

Todas mis cosas cabían en una mochila. Cada vez que llovía, mamá nos obligaba a recogerlo todo y, en cuanto escampaba, teníamos que marcharnos. No me gustaba la lluvia. A ninguno de nosotros nos gustaba la lluvia. Ellos salen después y arrasan con todo. Por eso teníamos que marcharnos y buscar otro lugar para vivir.
Eramos nómadas, pero mi papá es muy listo y encontró la solución. Nuestra nueva casa tiene el tejado rojo con unos puntos blancos muy divertidos. A mí me encanta, pero a ellos no, por eso es tan segura. Después de nosotros, todos los demás se mudaron a casas como la nuestra.  Desde entonces, a los gnomos no nos molesta la lluvia.



20 comentarios:

  1. Jo, pues a mi los gnomos no me molestaban, me fastidia que se hayan mudado; y que anden con cuidado, con los desalojos, a lo mejor cunde el ejemplo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luisa, si, si, tendrán que tener cuidado

      Eliminar
  2. Qué historia más chula, me encantan los relatos de gnomos. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Manu, me alegro de que te guste!!

      Eliminar
  3. He pensado en David el gnomo y es que la crisis afecta ya incluso a las criaturas de Fantasía.

    Saludín

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rosana, sí creo que hay algo de David jeje

      Eliminar
  4. ¿Habrá casas venenosas para los bancos?...Tendremos que estudiarlo...
    A mí también me ha recordado a David.

    Besos desde el aire ranita

    ResponderEliminar
  5. Puck, cuando lo leí en la página del concurso, al principio creía que te referías a los caracoles, pero esa vuelta de tuerca del final me lo aclara todo. Es mas literario que sean gnomos.

    Es micro muy campestre y simpático. Me gustó.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nicolás, jeje quizás los caracoles tengan también una historia...

      Eliminar
  6. Precioso, Puck.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Es un micro fresco y tierno de principio a fin.
    En verdad, me gustó mucho.
    Saludos, Puck!

    ResponderEliminar
  8. Ya te lo dije allí, creo, me gustó mucho esta historia, que casi seguro cuenta cómo fue.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miguelángel, sí te leí allí. Muchas gracias

      Eliminar
  9. Muy buena esa visión inocente de los gnomos. Aunque yo conozco a alguno que se las trae...
    Por cierto, ¡enhorabuena por esas 99 palabras!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. CDG, es que hay gnomos y gnomos jeje. Gracias

      Eliminar
  10. Con esa casa está claro que va a vivir seguros, jajaja. Me encata.

    Besitos

    ResponderEliminar
  11. Que felices estarán ahora.

    Besos.

    ResponderEliminar