martes, 14 de febrero de 2012

El baile de las mariposas

Los domingos toca la orquesta. Dolores saca a Fermín. La Maite y la Rosa bailan juntas. Hace años que Segismunda y Onofre no se levantan de sus sillas. No se mueven, no hablan, pero cruzan las miradas y, al son de la música, les siguen bailando mariposas en el estómago.

44 comentarios:

  1. No hay nada que me conmueva más que el amor que supera la barrera del tiempo. Es un micro precioso. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mar, gracias, ya sabes que en estos jardines el tiempo no existe jeje

      Eliminar
  2. Muy de El Año de las Luces, de Trueba.
    Muy bonito, Puck. Cuando esas mariposas salgan de sus estómagos y lleguen a su voluntad, se levantarán, matarán la timidez y serán un vals perfecto.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. CDG, mira... no había sacado yo esa relación... me gusta!.
      saludillos

      Eliminar
  3. Es que el amor no tiene edad, ni complejos. Me gusta la ternura que llevan en sus alas esas mariposas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paloma, el amor no tiene nada más que amor y... mariposas en el estómago :-)

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Aurora, bienvenida a los jardines, saludillos

      Eliminar
  5. Tal vez sea que la vida que se lleva en la mirada no envejece con los años. Lo has escrito de una manera muy bella Puck, enhorabuena.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ángeles, gracias por tus palabras. Oye, todavía estás a tiempo de saltar el sábado a los madriles...

      Eliminar
  6. Ay Puck,
    el mensaje de amor eterno -o casi- es perfecto para el 14 de febrero... pero además la imagen de las mariposas bailando en lugar de la pareja me ha parecido muy conmovedora... Felicidades guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rocío, gracias!!! ya sabes que en estos jardines se para el tiempo así que las cosas son eternas mientras son :-)

      Eliminar
  7. Me ha dolido el alma por Segismunda y Onofre, Puck.

    Entre otras cosas por las distintas lecturas que nos dejas.

    Un amor nunca consumado pero que continúa ardiendo, el que más duele.

    Un amor consumado, al que los años no le dejan ya manifestarse bailando, que después de besando debe de ser la forma -pública- más sublime de demostrar lo que se siente.

    Mi miedo, como lector, que un día le falte uno al otro.

    En fin, que en cuatro líneas me has hecho vivir un sinfín de historias.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pedro, me encanta que cojas al vuelo todas esas historias que me gusta esconder entre las líneas...
      saludillos

      Eliminar
  8. Muy tierno y romántico.
    Un apunte personal: yo quitaría lo de "La" Maite y "la" Rosa, dejaría Maite y Rosa...

    Un saludo indio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. David, el "la" es intencionado, no sé si consigue el efecto perseguido que quizás sea más personal que otra cosa. Mi abuela siempre hablaba así, es más, cuando hablo de sus vecinas yo todavía las recuerdo con ese "la" delante. En todo caso, gracias por el apunte. Se agradece y me hace pensar si se consigue o no el efecto que quería.
      Saludillos

      Eliminar
  9. Precioso, como ya te dije en el Microrrelatista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cybr, gracias, por partida doble :-)

      Eliminar
  10. Mar... es como el amor en los tiempos del cólera..eso es lo inefable del amor...que permanece en nosotros hasta el último hálito...hasta un segundo después de cerrar nuestros párpados...y esas miradas y esas mariposas son el amor absoluto, el que siempre permanece en nosotros. Me ha gustado este micro.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Xavier, muchas gracias, esa era la idea. Creo que incluso cuando ellos ya no estén, quizás ya no están, las mariposas seguirán bailando.
      saludillos

      Eliminar
  11. Puck, que tierno micro, donde se demuestra que no hay edad para sentir como la primera vez el amor. Me ha gustado mucho como has utilizado los nombres para situarnos de lleno en el ambiente que pretendías.

    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nicolás, gracias. Creo que alguno de ellos son vecinos de aquellos que estaban sentados a la puerta de la taberna viendo pasar el tiempo...
      Saludillos

      Eliminar
  12. Muy bonito Puck, se intuye perfectamente el carácter rural de tu San Valentín.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enmascarado, mira que no soy muy sanvalentinera pero coincidió jeje
      saludillos

      Eliminar
  13. Una pintura estupenda, Puck! Esta es la clase de micros que te dejan un sonrisa dulce en los labios.
    Felicitaciones! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bee, brindo por esa sonrisa. Me encanta!!!

      Eliminar
  14. Es una maravilla.

    Me encanta que sea la Dolores la que saque a Fermín y no al revés. Demuestra lo que vengo observando en los bailes de fiesta mayor. A cierta edad las señoras ya no tienen nada que perder y cambian la historia. ¿Y Segismunda y Onofre? Siempre veo algunos en una esquina del mar de sillas, juntos o tal vez en cada lado de la pista distantes pero muy cerca...
    Bonito baile de mariposas.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Xesc, me encanta que sepas ver en cuatro líneas todos los detalles. Gracias por dar todavía más fueza al texto.
      saludillos

      Eliminar
  15. Te lo repito...Precioso!!!
    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rosa, yo también te lo repito... gracias!!!!
      saludillos

      Eliminar
  16. Precioso, Puck y que afortunados Segismunda y Onofre que todavía les siguen bailando mariposas en el estómago.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elysa, creo que todos deberíamos tener siempre mariposas en el estómago

      Eliminar
  17. Me parece conmovedor el amor tardío, y tú lo expresas con ternura y delicadeza. Precioso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Susana, gracias por tus palabras

      Eliminar
  18. Romántico baile de mariposas, pero ya va siendo hora de que las mariposas les cosquilleen los labios y salgan a bailar. ¿Quizá en el próximo San Valentín?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puri, quién sabe, las mariposas son como las musas, muy suyas

      Eliminar
  19. Qué afortunadas!!!!! Ojalá la magia nunca se agotase!!!


    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Me encanta el relato, quién sabe desde cuándo les bailan esas mariposas... pero estoy seguro de que ese baile seguirá dibujándo sonrisas en sus apacibles rostros.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  21. Bonito micro. Nuevo en tu blog. Me ha gustado.

    Saludos.

    ResponderEliminar