miércoles, 25 de septiembre de 2013

El naufrago

Pincha en la imagen y vuelve a ENTC

Cuando no pudo más cerró los ojos un segundo. Sólo un segundo. Sin darse cuenta, las olas le devolvieron a la playa depositándolo sobre la arena como si nada hubiera pasado.
Era el fin de su segundo intento de abandonar la isla. Esta vez realmente llegó a creer que lo conseguiría. Y otra vez estaba allí. Las mismas palmeras, la misma playa.
Lo había organizado al detalle, pero todo había salido mal. Una brazada... tormenta...otra brazada... calambres... otra brazada...
Sentado sobre la arena, mirando al horizonte azul, se sintió triste, derrotado y solo.
Quizás debió saltar desde el acantilado sin posibilidad de retorno. Quizás la próxima vez. Quizás le rescate algún barco. Quizás alguien lea el mensaje lanzado al mar en una botella.
“Cuando no pude más, cerré los ojos un segundo...”



4 comentarios:

  1. Allá te había dejado mi comentario.

    ResponderEliminar
  2. Por allí estuve. Y me gustó.
    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  3. Me gustó ese remate circular de tantos y tantos naufragios. Circular como el oleaje que le es cobijo y prisión.

    Suerte Puck, un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Cada día, un naufragio. Eso es la vida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar