miércoles, 17 de abril de 2013

Reputación

Desde su tumba de alabastro, Jimena ríe cada vez que el guía narra a los turistas las hazañas heroicas de su marido que yace a su lado henchido de orgullo. Espera que nunca se entere de cómo convenció a aquel tunante para que escribiera el Cantar.

6 comentarios:

  1. Los bulos se extienden fácil.

    ResponderEliminar
  2. Toda historia lo es porque tiene algo de literatura.
    Un saludo, Puck.

    ResponderEliminar
  3. Puck, recuerdo haber leído este microrrelato en el concurso, y la pega que le veo es que dispone de esa chispa de humor tan agradecida, pero que tan poco gusta a las jueces, por norma general, en el concurso.

    De todas formas, yo le hubiese dado más vuelo del que tuvo.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Los secretos de la historia deben permanecer en privado.

    Te sigo hace un tiempo aunque no me había estrenado. Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Este humor femenino para relanzar una historia de personajes históricos me ha encantado.
    Como siempre los hombres creyéndose los protagonistas de todas las salsas cuando son meros ingredientes secundarios.
    Saludos desde Tenerife, ha sido un placer encontrar este jardín dónde las letras florecen de manera espontánea y exuberante, te invito al mío cuando gustes.
    http://gofioconmiel.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  6. Es que Charlon Heston escribía en sus ratos libres. Nadie lo sabía.
    Me quedo por tu blog. También te animo a visitar el mío. Parece que compartimos la afición de inventar historias.

    Saludos Mar

    ResponderEliminar